9 may. 2010

LA JANA


Fue La Jana una de las más famosas bailarinas del cine alemán de los años treinta. Sin tener el toque misterioso de Zarah Leander, La Jana encarnó a la mujer exótica, dura, ligeramente crispada, que osó insinuar desnudos en una época en la que el cine de cualquier parte se irritaba con tales excesos; La Jana desnudaba su sombra detrás de una pantalla casi transparente y, al son de unas suaves notas, se convulsionaba más que bailailaba, digamos eróticamente, en un número musical que visto ahora resulta casi ingenuo. Como su danza sobre una brillante y gigantesca estatua de la diosa Shiva en “La Tumba India” (1928), en la que Fritz Lang fue guionista de excepción. El maestro del expresionismo alemán repetiría en 1959 como director la misma historia en technicolor. La bailarina del templo, fue esta vez la guapísima y también exótica por excelencia Debra Paget.

No hay comentarios: